0227

TOTAL PARTICIPACIONES

Lea aquí lo que estaba
sucediendo en el país:

Enero - Febrero 2018

  • 216 A 227
  • 11 en total

EnModoPrender,
EnModoPoder

Cerca del 20 por ciento de los hogares en las zonas rurales de Guatemala no tiene acceso a energía eléctrica y, en muchos casos, tampoco recursos para invertir en gas. Esta realidad tiene un impacto directo en la desigualdad económica y calidad de vida, especialmente, de las mujeres. Queremos un presente contado por las voces de todas, por eso convocamos a las guatemaltecas a responder en un minuto estos interrogantes y aportar su relato a esta historia.

¿Cuál es el método principal que usa para cocinar en su hogar (gas, electricidad, leña)? ¿Cuánto tiempo tarda al día en cocinar? ¿Cambiaría de método? ¿Qué siente con respecto a esto?

Enero - Febrero 2018

Lo que estaba sucediendo en el país...

La vida sin energía

Si bien, el 88% de hogares en Guatemala tiene acceso a energía eléctrica, cuando se observa desagregada esa cifra y se analiza la cobertura en las áreas rural y urbana de manera separada, aparece una diferencia de 17 puntos porcentuales entre una y otra. Es decir, mientras en las zonas urbanas el cubrimiento es del 97% de hogares, en las rurales llega al 80%.

Esta realidad afecta especialmente a mujeres en zonas campesinas e indígenas. En donde la leña desempeña un papel protagónico, ante la imposibilidad para sus habitantes de acceder a electricidad, gas o sistemas limpios de energía. Según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, la leña constituye la fuente energética de mayor demanda en Guatemala, en particular para el uso doméstico y la cocción de alimentos: del 65% de los hogares que cuentan con un lugar para cocinar en la vivienda, un 60% utilizan la leña como fuente de energía; De este 60%, el 83% corresponde a hogares rurales y un 12% a urbanos. Si tenemos en cuenta que en este país centroamericano el 51.2% de la población está compuesto por mujeres (cerca de 8 millones) y que de elllas un 30 % se ubica en zonas rurales, la combinación de estos dos factores configura una realidad marcada por la desigualdad y exclusión social, pues generalmente quienes asumen las tareas domésticas en las zonas rurales son justamente las mujeres, quienes además, en la mayoría de casos, deben también trabajar.

La consolidación del sistema energético en la región y particularmente en el país se evidencia con un aumento sostenido del 7% anual en la demanda de energía, así como una institucionalidad, que busca incrementar la cobertura de energía eléctrica especialmente del área rural. Sin embargo, esto no ha significado el cambio de la fuente energética para la preparación de alimentos y la preferencia por la energía eléctrica, mucho menos un cambio del rol de la mujer en las tareas domésticas. Para la muestra, la Dirección General de Energía, en agosto de 2016, elaboró una guía para la elaboración de estufa de plancha metálica que optimiza el uso de la leña y permite que la mujer pueda cocinar simultáneamente más de un alimento, aumentando de esta manera su productividad y quedándole más tiempo para realizar otras actividades.

1

Injusticia

2

Tristeza

3

Indignación

4

Conmoción

5

Miedo

6

Nostalgia

7

Incertidumbre

8

Bien

9

Calma

10

Satisfacción

11

Esperanza

12

Felicidad

13

Euforia